Imprimir

Un día especial de acción de gracias en la fiesta de la Presentación en Amán

on 03 Dic, 2019
0
0
0
s2sdefault

Amán (Jordania), 03/12/2019, Hna. Elizabeth Mary Chakkiath y hermanas de la comunidad de Amán (Hnas. Nejla Thomas, Nancy Jaimes Rodríguez y Rajni Indwar).- Nuestra comunidad en el Hospital Italiano de Amán, Jordania, comenzó su celebración de la fiesta de la Presentación de María dando gracias a Dios por María y pidiendo la gracia de vivir nuestro compromiso como ella lo hizo. Tuvimos la celebración por la mañana y nuestros invitados fueron los sacerdotes y religiosos de la Diócesis, los miembros de la Nunciatura y los amigos de la comunidad, que llegaron temprano para participar en la fiesta.

Mons. Alberto Ortega Martín, nuncio apostólico para Jordania e Irak, fue nuestro invitado especial para la ocasión. Recientemente, el Papa Francisco lo ha nombrado Nuncio para Chile y queríamos aprovechar esta oportunidad para darle las gracias y despedirnos de él. Mons. Alberto es amado por todos por su humildad, cercanía y amor por los pobres. Nos ha ayudado mucho a través de proyectos para refugiados en Amán y para las niñas pobres de Al Karrada en Bagdad.

La celebración fue hermosa, ya que la parroquia ofreció el coro y sus mejores ornamentos. Mons. Alberto Ortega celebró la misa en inglés mientras el coro cantaba en árabe. En la homilía nos animó a seguir entregándonos generosamente, a ser amables con los pobres y a sonreír a los que se acercan a nosotros diariamente en el Hospital. Las historias de los refugiados son desgarradoras y trabajamos juntos para ayudar a todos los hermanos y hermanas que llegan al hospital desde Siria, Irak y otros países.

Después de la misa, tuvimos una comida de fiesta preparada con amor y dedicación por el personal de la cocina. Al final, se ofreció un recuerdo a Mons. Alberto Ortega de parte de las hermanas de la comunidad y la Viceprovincia y también los directores del Hospital, le agradecieron su apoyo y su disponibilidad. El personal musulmán se hizo cargo del servicio del Hospital, mientras el 3% de los empleados cristianos asistieron a la Santa Misa. Todos se unieron para la comida y compartieron la alegría del día. Realmente se vive un espíritu de familia en el Hospital que todos admiran y estamos orgullosas de ello. Esperamos y deseamos poder continuar esta misión en el futuro con la misma actitud de servicio generoso.

Clickar sobre las flechas para desplazarse