India: El estado de Kerala vivió la inundación más devastadora del siglo

on 27 Sep, 2018
0
0
0
s2smodern

Kerala (India), septiembre 2018, Hna. Philomina Vengachottil.- El estado de Kerala vivió la inundación más devastadora del siglo. Trajo un ejército de buenos samaritanos que llegaron de todo el estado y que arriesgaron su propia vida para rescatar a la gente y hacer que se levantarán. Las aguas subieron, pero Kerala no fue vencida. Incluso cuando sus casas fueron inundadas, los voluntarios viajaron para salvar la vida de personas que quedaron abandonadas en hogares e instituciones.

“Alzo mis ojos a los montes:
¿de dónde vendrá mi auxilio?
El auxilio viene del Señor,
que hizo el cielo y la tierra” (Salmo 121).

Junto con las hermanas de Kuttikad y Varadium, la Academia Marie Poussepin de Nagpur, se puso en contacto con los niños de Pariyaram, St. George's School, afectados por la inundación. El objetivo era ayudarlos en su educación proporcionando libros, uniformes y otros materiales necesarios para el estudio. La administración, los estudiantes y el personal de la Academia Marie Poussepin pudieron recaudar fondos para ayudar a niños que lo perdieron todo durante este desastre. Hna. Deepa Moonjely, la directora, y cuatro miembros del personal, viajaron 1.750 Kilómetros, 31 horas de viaje en tren desde Nagpur a Kerala, para estar con las personas que sufrían y satisfacer sus necesidades básicas. Hna. Philomina Vengachottil y hermanas de las comunidades de Kuttikad y Varadium colaboraron con ellos en las actividades para aliviar lo ocasionado por las inundaciones. Otras instituciones y las comunidades ofrecieron contribuciones financieras.

Clickar sobre las flechas para desplazarseClickar sobre las flechas para desplazarse

Visitaron no solamente la escuela en Pariyaram y los alrededores, sino también a las familias de nuestras hermanas que fueron realmente afectadas por la inundación. Fue un momento para que las familias expresaran y compartieran sus experiencias de angustia y dolor vividas durante la inundación y el trauma que les causó. Para nosotras fue una oportunidad para estar con ellos en sus dolores y sufrimientos. Sigo pidiéndoles que mantengan a todos en sus oraciones.

Estamos profundamente agradecidos a Hna. Maria Escayola Coris y a su Consejo y a toda la Congregación por toda su ayuda y apoyo a través de mensajes, llamadas y contribuciones. Agradecemos enormemente la solidaridad de la Congregación con la provincia de India y nuestra gente que sufre.