"Compartir": La evidencia de que la Providencia se levanta más temprano que el sol

on 06 Abr, 2019
0
0
0
s2sdefault

Región de Urabá (Colombia), 06/04/2919, Hna. Carolina María Agudelo A.- COMPARTIR nace en el año 1994, en un momento en que Urabá se convierte en epicentro del conflicto armado en Colombia. Las problemáticas sociales, derivadas de la violencia política, se incrementaron y las víctimas demandaban atención urgente, razón por la cual Monseñor Isaías Duarte Cancino, promueve la creación de un centro de emergencia para la atención a víctimas de la violencia en su condición de viudas y huérfanos.

La comunidad de las Hermanas Dominicas de la Presentación, en cabeza de la Hermana Carolina Agudelo Arango, responde a este llamado, inicialmente en el municipio de Apartadó, extendiéndose poco a poco hasta llegar en 1999 a un total de 11 localidades de la subregión de Urabá: Mutatá, Chigorodó, Carepa, Apartadó, Currulao, Nueva Colonia, Turbo, Necoclí, Arboletes, San Pedro de Urabá y el municipio de Riosucio Chocó, atendiendo así a cerca de 2.000 viudas y 6000 niños y niñas, quienes ahora cuentan con un lugar en el que reciben atención integral. A través del tiempo y, en vista del fenómeno de desplazamiento forzado continuo en la zona, COMPARTIR asume también la atención a población en esta situación, con una propuesta de integralidad en atención, como la base de la dignificación de las familias beneficiarias en la búsqueda de su restablecimiento psicosocial y económico.

Este modelo integra programas como:
• Salud Mental, tiene como propósito prevenir e intervenir las manifestaciones psicológicas perturbadoras que afectaban a viudas y huérfanos vinculados a COMPARTIR
• Hogar Día, tiene como propósito brindar una atención integral a los niños y las niñas que asisten al centro.
• Hogar Infantil, con este programa se presta atención a niños y niñas menores de cinco años de edad.
• Padrinos, la creación de una red de apoyo en la que los padrinos, mediante un aporte económico voluntario, generoso y continuo ayudan a que un niño o niña afectado por la violencia en la región de Urabá, pueda tener una mano amiga que contribuya a su crecimiento personal y familiar.
• Tardes de Compartir, es un espacio creado y recreado por las viudas, cuyo objetivo es fomentar temáticas y actividades que eduquen en organización comunitaria, participación, empoderamiento de la mujer y todo aquello que fortalezca la capacidad de ellas para organizarse y dinamizar autónomamente sus procesos
• Formación para el empleo, tiene como objetivo, fomentar la cualificación de la mano de obra y promover la creación de formas asociativas de trabajo, como una alternativa para el mejoramiento de la calidad de vida de las viudas inscritas a la Fundación.
• Programa Vivienda digna, este programa busca además de mejorar las relaciones familiares y entre vecinos. aportar soluciones de vivienda digna para las familias víctimas de la violencia en los diferentes municipios del Urabá Antioqueño.

 Estrenando cancha sintética en ChigorodóEstrenando cancha sintética en Chigorodó

Cada uno de los anteriores programas es monitoreado permanentemente por un equipo interdisciplinario de profesionales, que motivado por el lema institucional “Los pobres no merecen una pobre atención” dan lo mejor de sí para que los resultados que arroje cada programa, redunde en beneficios de las viudas, huérfanos y población en condición de desplazamiento que acuden a la Fundación en busca de ayuda. De igual forma, la institución brinda asesoría jurídica y acompañamiento permanente a las familias en su proceso de estabilización socio-familiar. Con el firme convencimiento de que “del mañana sólo sé que la Providencia se levanta todos los días más temprano que el sol”, COMPARTIR quiere seguir siendo una respuesta para tantas mujeres y niños que encuentran allí el camino para dar a sus vidas un verdadero sentido.

Clickar sobre las flechas para desplazarseClickar sobre las flechas para desplazarse