Lectio Divina: Domingo de Pascua - Ciclo A

on 08 Abr, 2023
Visto: 877

Para imprimir, pinchar sobre el botón de ajustes situado en esta esquina superior derecha ⇑

Bangalore (India), SR. ANULA IRVIN SUGUNA, 9 de abril de 2023.- El Domingo de Pascua es un día de alegría para todos. En la mañana de Pascua, Jesús abrió el cielo para la salvación de todos. La historia del misterio de la Resurrección de Jesús nos es tan familiar, que a veces podemos perder de vista lo asombroso que debe haber sido para los discípulos más cercanos a Jesús llegar al lugar de su sepultura y encontrar una tumba vacía.

EVANGELIO

Jn 20, 1-9. Buscadores de los signos del Señor Resucitado

“Era muy de mañana el primer día de la semana y aún estaba oscuro cuando María de Magdala vino al sepulcro. Ella vio que la piedra había sido removida del sepulcro.

Y vino corriendo a Simón Pedro y al otro discípulo, aquel a quien Jesús amaba.

“Han sacado al Señor del sepulcro”, ella dijo, “y no sabemos dónde lo han puesto”.

Entonces, Pedro se puso en camino con el otro discípulo para ir al sepulcro. Corrieron juntos, pero el otro discípulo, corriendo más rápido que Pedro, llegó primero al sepulcro; se inclinó y vio las ropas de lino tiradas en el suelo, pero no entró.

Simón Pedro, siguiéndolo, y entró en el sepulcro y vio las sábanas de lino que estaban en el suelo y también el paño que había estado sobre su cabeza; esto no estaba con la ropa de lino, sino que estaba enrollado en un lugar aparte.

Entonces entró también el otro discípulo que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Hasta ese momento todavía no habían entendido la Escritura, que Él debía resucitar de entre los muertos”.

ESTUDIO DEL TEXTO

Los cuatro Evangelios concuerdan en que la Resurrección ocurrió el día después del sábado de la Pascua judía. Juan, tan sensible a los símbolos, ve en este “primer día de la semana” (v.1) un nuevo comienzo, una nueva creación, una nueva semana del Génesis. Los antiguos Padres de la Iglesia, que habían meditado profundamente en las Escrituras, relacionaban la 'primera creación' con la 'segunda creación' en la que “la muerte no será más, ni habrá más luto, ni llanto, ni dolor, porque las cosas anteriores han pasado” (Apoc 21:4). El punto histórico es que las mujeres (v.1) fueron las primeras testigos de la Resurrección de Jesús y Juan elige enfocarse en una mujer, María de Magdala. Ella vino, vio, se sorprendió. Corrió (v.2) para contarles a los líderes responsables sobre la "tumba vacía". La palabra "tumba" se repite siete veces en este único pasaje. La tumba vacía por sí sola no es una prueba para llevarnos a la fe, pero Juan vio las vendas de lino (v.3) caídas y la pieza de tela que había estado sobre su cabeza, no caída con las otras ropas sino claramente enrollada. Juan incluso enfatiza que el “pañuelo” que estaba sobre la cabeza de Jesús estaba enrollado (v.7).

En resumen, el cuerpo simplemente desapareció y las telas de lino simplemente se desplomaron como estaban. Esto fue presenciado por dos de los discípulos, Pedro y Juan (el otro discípulo a quien Jesús amaba) que corrieron hacia la tumba. Pedro corrió, pero el otro discípulo se le adelantó para alcanzarlo (v.4). El “segundo” superó al 'primero'. Pedro vio y se preguntó qué había pasado, pero Juan vio y creyó (v.8). Para creer debemos tener los ojos del corazón (los ojos del amor). Es por este amor que Juan corrió más rápido. La fe es estimulada y fortalecida por el amor. La tumba vacía y las vendas de lino se convierten en un signo que habla para Juan, incluso antes de que vea a Jesús en las apariciones. Estos signos le revelan el significado de la resurrección. Los pasajes de las Escrituras Oseas 6:2; Sal 2:7; 15:8; Jonás 2:1 cobran vida.

MEDITACIÓN

Según el difunto Papa Benedicto XVI, la resurrección fue como una explosión de luz, un evento cósmico que une el cielo y la tierra. Sobre todo, fue una explosión de amor. Meditemos en tres personas importantes del Evangelio de hoy.

  • El amor nos hace ver la verdad: su amor ardiente por Jesús hizo que María de Magdala corriera al sepulcro de madrugada. Los verbos descritos en el Evangelio, “vino”, “vio” y “corrió a avisar a los discípulos” expresan su profundo amor. Su carrera indica la urgencia de la misión. Ella ha experimentado el amor de Jesús solo por unos pocos años (puede ser por uno o dos años), pero el impacto de ese amor se está irradiando por generaciones… ¿Y yo? ¿Qué tan profundo es mi amor por Jesús? ¿Cuán ardiente y deseoso estoy de hablar de Jesús a los demás?
  • Para la fe se requiere amor: la fe tiene algo en común con las realidades humanas más profundas. Nunca vemos el amor de aquellos que nos aman. Sólo tenemos las señales de su amor. Pero estos signos revelan su significado solo a aquellos que saben cómo descifrarlos. Un gesto, una palabra, un don, todos estos son signos ambivalentes y frágiles. Estos signos necesitan ser interpretados. Un encuentro humano real es siempre conmovedor. Se necesita amor sin límites para que dos personas perciban los mensajes que intercambian. El sepulcro vacío y las ropas de lino eran entendidos por aquel que era amado. El significado de estos signos le fue revelado por el Espíritu Santo. ¿Qué tan profunda es mi fe en el Señor Resucitado? ¿Dejo que el Espíritu Santo me revele lo que es realmente importante?
  • El amor exige esperar contra toda esperanza: Pongámonos en las sandalias de Pedro, su profunda tristeza tras perder a su Maestro a quien negó. Ahora, la noticia de la tumba vacía y las sábanas que vio, lo dejó desconcertado. ¿Había esperanza, en el fondo de su corazón, de poder encontrarse con su Maestro y pedirle perdón? No entendió las Escrituras hasta que fue revestido del Espíritu Santo que lo transformó para morir por Cristo. ¿Estoy abierto al Espíritu Santo que me llena de esperanza?

Ni Pedro, ni Juan, ni María de Magdala llegaron a creer en la Resurrección sin soportar la confusión y la incertidumbre. Pero, de la confusión surge la claridad. El sepulcro vacío y los lienzos sólo pueden significar que Jesús está verdaderamente vivo, resucitado y transformado por el Padre.

ORACIÓN

Oh Padre, Autor de la vida y de la muerte, Tu Amor por nosotros es firme, lleno de misericordia y compasión.  Ayúdanos a amarte con un amor ardiente como María de Magdala, Pedro y Juan, el discípulo amado, para que también nosotros experimentemos a Cristo Resucitado en nuestra vida personal y seamos verdaderos testigos de su Buena Noticia. Quédate a nuestro lado en los momentos de confusión y danos claridad, derramando la luz de Cristo Resucitado en nuestras vidas.

CONTEMPLACIÓN

 Pedro vio los envoltorios de lino y se desconcertó. Señor Resucitado, ayúdame a confiar en cada minuto de experiencia de resurrección que ofreces en mi vida.

Juan vio y creyó. Señor Resucitado, ayúdame a verte en los demás y creer.

María de Magdala corrió a avisar a los discípulos. Señor Resucitado, ayúdame a correr por el bien de tu misión.