Lectio Divina: Tercer Domingo de Pascua. Ciclo B

on 11 Abr, 2024
Visto: 942

Para imprimir, pinchar sobre el botón de ajustes situado en esta esquina superior derecha ⇑

Marsella (Francia), Sr. Henriette Soutonnoma Kabore, 14 de abril de 2024.- La alegría de la fe en la comunidad de Pascua.

En este tercer domingo de Pascua, la Iglesia nos sumerge de nuevo en los relatos de la resurrección de Cristo. Aunque estos tres textos están relacionados entre sí para ayudarnos a descubrir el sentido profundo de la presencia de Cristo resucitado, hemos elegido meditar sobre el Evangelio.

EVANGELIO

Lc 24, 35-48. Aparición a los discípulos
En aquel tiempo, los discípulos que volvían de Emaús contaban a los once Apóstoles y a sus compañeros lo que había sucedido en el camino, y cómo el Señor se les había dado a conocer al partir el pan. Mientras ellos seguían hablando de ello, él mismo se hizo presente entre ellos, y les dijo:
"¡La paz sea con vosotros!
Asustados y temerosos, creyeron ver un espíritu. Jesús les dijo:
"¿Por qué estás tan alterado? ¿Y por qué surgen estos pensamientos en tu corazón? Mira mis manos y mis pies: ¡soy yo de verdad! Tócame, mírame: un espíritu no tiene carne ni huesos como ves que tengo yo".
Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Ellos se alegraron, pero aún no se atrevían a creerlo y estaban asombrados. Jesús les dijo
"¿Tienes algo de comer aquí? Le presentaron un trozo de pescado a la parrilla, que tomó y comió delante de ellos. Luego les dijo
"Estas son las palabras que os hablé cuando aún estaba con vosotros: Es necesario que se cumpla todo lo que está escrito sobre mí en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos.
Entonces les abrió la mente para que comprendieran las Escrituras. Les dijo:
"Está escrito que Cristo padecería y resucitaría de entre los muertos al tercer día, y que en su nombre se proclamaría la conversión para el perdón de los pecados a todas las naciones, comenzando por Jerusalén. 

ANTECEDENTES 

San Lucas escribía para lectores griegos, lo que le llevó a insistir en el aspecto material de las apariciones. En el Evangelio de este domingo, sitúa la aparición después de la de los discípulos de Emaús, que reconocieron a Jesús al partir el pan. Hoy nos muestra la aparición común a todos los apóstoles. Insiste en la humanidad de Jesús, en su encarnación.  Abre la mente de los Apóstoles. Teniendo en cuenta la realidad de sus lectores, el evangelista quiere evitar que vean la resurrección como la aparición de un fantasma. En un sentido literario muy marcado, muestra a un "Jesús" que está lejos de ser un fantasma, sino un Cristo resucitado que se puede tocar, y que también come. Cristo aparece con este Cuerpo material recibido de la Virgen María, que asume toda la lógica de la encarnación en la pasión, muerte y resurrección.

MEDITACIÓN 

Jesús acababa de pasar tres años con sus discípulos. Ellos fueron testigos de las enseñanzas, los signos y los milagros que realizó para ellos. Los preparó para su futura misión. Y, sin embargo, el Evangelio de hoy nos muestra que el entrenamiento no ha terminado y debe continuar después de su resurrección de entre los muertos. 

"¡La paz sea con vosotros!  Temerosos y temblorosos, creyeron ver un espíritu. [Pero él les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras".

Cristo sabe que estos Apóstoles siguen encerrados por miedo a los judíos y necesitan consuelo. Después de unirse a los dos discípulos en el camino de Emaús, vuelve al centro del grupo. Sus primeras palabras fueron un deseo de paz. Los tranquiliza antes que cualquier otra cosa. Sabe que todos reviven aún el difícil momento en que huyeron para dejarle solo. Hay culpa en sus actos. Pero Cristo no está allí para recordarles lo que ya saben, sino que quiere conducirles a una comprensión más profunda del sentido profundo de la aventura humana. Por eso se encarnó. Para mostrarles que, a pesar de sus debilidades, siguen siendo amados por Dios. Además, les había enseñado (cf. Lc 6, 36-38) a no juzgar, a no condenar, sino a perdonar siempre. Les muestra plenamente su misericordia; así, ellos a su vez podrán experimentarla con los demás. El deseo de paz les devuelve a una relación de vida y de perdón que permitirá a Jesús abrirles a la comprensión de las Escrituras. En efecto, más allá de la violencia humana, del odio a Dios y de la injusticia interna entre los hombres, está también el gran deseo de salvación y de amor compartido.  Les pide que sean testigos de ello. 

"Depende de ti presenciarlo”.

Ser testigo es vivir un acontecimiento, un hecho, y tener la alegría de compartirlo con los demás. Cristo es el testigo del amor del Padre. Lo mostró a todos los que encontró. La aparición destacada por San Lucas en el Evangelio de hoy nos muestra cómo Cristo llegó al interior de cada persona, donde estaba su fe, dirigiéndose a su inteligencia. Finalmente, les abrió el corazón y les dio la libertad de ir a proclamar lo que habían visto y oído. Su respuesta es una apertura a la fe en Jesús resucitado, que estará con ellos en esta misión hasta el final de los tiempos.

Para nosotros hoy, la Eucaristía es el momento poderoso en que podemos tocar a Jesús, asirlo y experimentar su presencia. Es también el anticipo y la semilla de nuestra propia resurrección, que comienza ahora.

ORACIÓN 

Oh Cristo resucitado, fortalécenos en la misma fe que tus Apóstoles de ayer, para que podamos dar testimonio de tu presencia en nuestro mundo de hoy. Gracias por hacernos tus testigos. 

CONTEMPLACIÓN

Nuestra misión como testigos es colaborar en el plan de Dios y, a su vez, anunciar el plan benévolo de Dios para la humanidad, expresado en la resurrección de Cristo.